Noticias y Líderes de Opinión

259 Aniversario del Natalicio de Miguel Hidalgo y Costilla

Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla y Gallaga Mondarte Villaseñor, llamado «El Padre de la Patria» por ser el iniciador de la Independencia de México, nació en la hacienda de Corralejo, jurisdicción de Pénjamo, en el actual estado de Guanajuato, el 8 de mayo de 1753.

Cabecera notas sagitario

Miguel Hidalgo realizó sus estudios primarios en Corralejo, y a los doce años fue enviado a la ciudad de Valladolid –rebautizada como Morelia, en honor a su insigne hijo, José María Morelos, discípulo y seguidor de Hidalgo–, al Colegio de San Francisco Javier dirigido por religiosos jesuitas, del que pasó en 1767 al Colegio de San Nicolás (hoy Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo).

En 1773 se graduó como bachiller en filosofía y teología, y obtuvo por oposición una cátedra en el mismo Colegio de San Nicolás. Durante los años siguientes realizó una brillante carrera académica que alcanzó su cumbre en 1790, cuando fue nombrado rector del colegio nicolaita; durante su gestión realizó importantes reformas a los sistemas educativos.

Así lo encontró el crítico año de 1808, en el que la invasión a España por las tropas napoleónicas y la consiguiente deposición de su monarca Carlos IV, y de su hijo Fernando VII, generaron gran oposición en España y sus colonias, desatándose una viva discusión en torno a los problemas de la soberanía y la forma de gobernarse.

Uno de esos grupos de conspiradores se organizó en Querétaro. Sus miembros más destacados fueron Ignacio Allende, los hermanos Ignacio Aldama y Juan Aldama, Mariano Abasolo, el corregidor de Querétaro, Miguel Domínguez, y el cura Miguel Hidalgo. Los conjurados planeaban levantarse en armas contra el virrey de Nueva España el primero de octubre de 1810, pero fueron descubiertos por una delación a mediados de septiembre. La corregidora de Querétaro, doña Josefa Ortíz de Domínguez, logró avisar a Hidalgo y a Allende, quienes se encontraban en el pueblo de Dolores, que la conspiración había sido descubierta por las autoridades virreinales: ante esa situación, Hidalgo obró con la determinación que requería el caso y adelantó el inicio de la lucha.

Banner FP Movil Nova

En la madrugada del 16 de septiembre de 1810, Hidalgo convocó a sus feligreses a luchar contra el mal gobierno, este acto, que originó la Guerra de Independencia, se conoce como el «Grito de Dolores».

Así Miguel Hidalgo inició un rapidísima y victoriosa campaña militar que, tras apoderarse de Celaya, Guanajuato y Valladolid, llevó a los insurgentes, sus seguidores, a las puertas de la propia Ciudad de México el 30 de octubre de 1810. Sin embargo, Hidalgo, decidió no tomar la capital del virreinato, sino enfrentr al poderoso ejército realista. Dicho enfrentamiento se llevó a cabo en Aculco con desastrosos resultados para Hidalgo, quien entonces marchó a Valladolid y de ahí a Guadalajara, plaza que había sido tomada por sus partidarios.

En Guadalajara, Hidalgo se dio cabal cuenta de que la nación mexicana necesitaba independizarse por completo del dominio español; expidió entonces una Declaración de Independencia y formó un gobierno provisional; además decretó la abolición de la esclavitud, la supresión de los tributos pagados por los indígenas a la Corona, y la restitución de las tierras usurpadas por las haciendas.

No obstante los avances sociales y políticos logrados por los revolucionarios, el ejército realista destruyó al insurgente en la batalla de Puente de Calderón. Los caudillos y una pequeña escolta lograron huir hacia el norte, pero fueron traicionados en Acatitla de Baján, capturados y conducidos a Chihuahua, donde murieron fusilados. Ignacio Allende, Ignacio Aldama, Mariano Jiménez y Miguel Hidalgo (este último el 30 de julio de 1811), y sus cabezas fueron expuestas en las cuatro esquinas de la Alhóndiga de Granaditas en la ciudad de Guanajuato.

Sin embargo, la lucha iniciada por Hidalgo fue proseguida por su lugarteniente Ignacio López Rayón y, sobre todo, por su discípulo José María Morelos y por otros patriotas, hasta que finalmente, once años después del «Grito de Dolores», México se independizaba en definitiva de España, convirtiéndose en una nación libre y soberana.

Día de fiesta y solemne para toda la Nación. La Bandera Nacional deberá izarse a toda asta.

Comentarios
Cargando...