Noticias y Líderes de Opinión

Fuera de Foco: La torre de papel convertida en Hospital Infantil de Veracruz

La Torre Pediátrica hoy nombrada como Hospital Infantil de Veracruz, fue una obra cacareada por el ex gobernador del estado, Fidel Herrera Beltrán y que representó, la forma más vulgar de enriquecimiento ilícito; no tan sólo de él, sino también para el hoy inquilino del Reclusorio Norte, Javier Duarte de Ochoa. Supuestamente el gobernador del estado de Veracruz –el mini- logró concluirlo; aunque con materiales de dudosa calidad. El hecho fue el evidenciado el 4 de mayo del 2017, por un norte de 90 km/h que azotó al puerto de Veracruz y que literal, logró destruir parte de su fachada que volaba cómo hojas de papel por los aires. 

Pese a todo lo evidenciable, el gobernador del estado dio el banderazo de inauguración el 28 de febrero del año en curso, no sin antes ordenara su pequeño vástago -que hace supuestamente la función de alcalde de Veracruz- la matanza de 200 gatos ferales que vivían en el parque Ecológico –espacio vecino del nosocomio- argumentando que los felinos representaban un riego para la salud de los pacientes del Hospital Infantil de Veracruz. Integridad que al parecer en la actualidad no le interesa tanto resguardar, pues las pésimas condiciones de edificación que está reportando el inmueble, provocaría una serie de afectaciones para la salud de los párvulos, a causa de la humedad que producen las filtraciones de agua que se encuentra produciendo en algunos pisos de este edificio.

El día de ayer, a la redacción de AGN Veracruz, llegó de manera anónima dos videos del interior de dicho nosocomio, y con un pequeño texto en donde advertía sobre las reales condiciones que se encontraba el hospital.

El video fue tomado en el cuarto piso, donde se encuentra el área de neonatos de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) y la terapia intermedia. En las imágenes se puede apreciar la caída de agua en el interior del hospital, derivado de un fuerte aguacero que caía en el exterior. El personal de guardia preocupado veía como el agua escurría proveniente de los falsos plafones y el “chorro de agua” cae exactamente en la campana de flujo laminar donde se preparan los medicamentos y soluciones para los pacientes de ambos servicios. Pacientes delicados y que se requiere el más extremo cuidado en el manejo de los medicamentos. El personal del área, derivado de ésta situación, hicieron lo pertinente para inhabilitarla. Lleva ocho días sin servicio y el área es de vital importancia para los recién nacidos que se encuentran con problemas para sobrevivir.

   

Tanto el secretario de Salud, Arturo Irán Suárez Villa como el propio gobernador están notificados de las circunstancias en las que se encuentran el hospital, pero nada les ha importado por solucionarlo. En este momento el ejecutivo estatal se encuentra verdaderamente concentrado en la campaña de su hijo mayor, al cual también quiere imponer como sucesor en la gubernatura del estado. El resto, para lo que se requiere, simplemente no le interesa.

“El nosocomio padece de muchas filtraciones de agua pero el que más problemas ha generado UCIN. El pasado domingo, el agua inundó los anaqueles en donde se encontraban los medicamentos ya preparados, los cuales se tuvieron que desechar. Es una pena que el dinero proveniente del erario y que a todas luces, por la negligencia en la construcción de dicho hospital, tengan que hasta tirar medicamentos” advirtió el denunciante.

La denuncia anónima advierte que las medicinas las tuvieron que tirar a la basura, por no ser garantía ya para los bebés. “Sería responsabilidad del personal de enfermería ocuparlo (…) Las áreas siguen ocupadas pese la inundación, no se desalojaron a los pacientes, ahí siguen, pese a las condiciones del área”.

Indicó además que existen otros problemas que están perjudicando el servicio del Hospital Infantil de Veracruz. “Hace falta personal de enfermería, no se cubre toda la plantilla y así poder garantizar la atención al paciente sobre todo en el turno nocturno y la jornada acumula (…) Las partes del UCIN cuentan con 16 espacios pero no cuenta con el personal y el equipo para que funcione al 100 por ciento (…) Sólo se aceptan ocho pacientes” acusó.

En la denuncia además se advierte que en existen muchas áreas y una de ellas es la de Crecimiento y Desarrollo que también cuenta con 16 espacios y por el mismo problema tampoco se aceptan más que ocho pacientes, pues no hay personal ni incubadoras. “Las interconsultas para otras especialidades son a través del celular porque los médicos no se encuentran nunca en su turnos (…) Sólo llegan a checar y con la misma se desaparecen (…) Son tantas anomalías que de verdad da coraje que digan que el señor Yunes recuperó el dinero y que todo va para los hospitales y eso no es cierto (…) Éste piso se supone que es un área aséptica, pues se supone era un área blanca, pero ahora hasta podemos ver que venden comida y nadie dice nada (…) Por desgracia ahí está el cunero de la Unidad Tocoquirúrgica (…) Todo es un desastre”.

Una de las “promesas” de Miguel Ángel Yunes Linares es que todas propiedades que le fueran decomisadas a Duarte serían puestas a la venta y que el dinero iba a ser destinado para el sector salud y educativo. La denuncia a la Torre Pediátrica es una pequeña muestra de que nada ha mejorado y ni mejorará. La tendencia de parte de la familia Yunes es trabajar para lograr beneficios personales y jamás en pro de la necesidad de sus habitantes. Un mal gobierno que se dejó ver desde que rindió protesta ante el pleno. Un gobernante que puede ser todo, menos gobernador.

La desesperación gubernamental 

Una de las estrategias “políticas” que actualmente está ejecutando el “gobierno del cambio”, es mentir. Mintió desde que el hoy gobernador era candidato y su método persiste puntual y constantemente al grado de que en las redes sociales se ha desatado una controversial opinión acerca de la lucidez del mandatario.

Unos hasta han señalado que su inequívoca acción de mentir, se debe a la desesperación que mantiene por conocer las estadísticas reales sobre la ventaja que existe entre Cuitláhuac García Jiménez y su “bodoque” en las preferencias ciudadanas. Eso ha propiciado que haga “locuras” como el enviar con todo pagado a uno de sus colaboradores para que ubicara a Karime Macías Tubilla y la alertara sobre el proceso legal que existe en su contra; como también el ir personalmente a los Estados Unidos –sin permiso del Congreso- para supuestamente mostrar a los veracruzanos el bien inmueble asegurado a Javier Duarte y que resultó ser propiedad de Aturo Bermúdez Zurita. Una desesperación evidente y que raya en la locura y que en su rostro lo evidencia.

Un desacierto total. Dejando la plena y absoluta sensación que los rumores son acertados y el gobernador, se encuentra en la absoluta desesperación por intentar agradar a la sociedad con una estrategia ya absurda y desgastada. No entiende algo muy simple, que los veracruzanos ya no le creen y que se sienten ofendidos por su intolerancia, por sus arbitrariedades, por la corrupción que dijo erradicaría pero que mantiene dentro de todas y cada una de las dependencias que controla, del Congreso Local y hasta en el Tribunal Superior de Justicia del Estado. Por corrupción de él y su familia amasando grandes fortunas de dinero.

El boicot al mitin de Andrés Manuel López Obrador fue por demás evidente. Desde el viernes “alguien” al interior de Transporte Público denunció sobre los filtros de detención que se instalarán en toda la conurbación Veracruz-Boca del Río-Medellín de Bravo, donde participarán elementos de Tránsitos, de la Secretaría de Seguridad Pública, de la Fuerza Civil y hasta elementos de la Policía Federal. Más de 300 elementos estarán integrándolos y el “sistemita” se realizará hasta el día que se lleven a cabo las elecciones. El sábado se dio a conocer por los propios transportistas, que la causa de dichos filtros fue para detener las unidades que le dieran servicio al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) les bajarían el pasaje y además, les sería retirada la concesión. Una amenaza vulgar y arbitraria.

Otras versiones advierten que Miguel Ángel Yunes Linares ante la evidente derrota de su hijo en las urnas, operará a favor de José Yunes Zorrilla, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y con ello, impedirá que Andrés Manuel López Obrador logre postular a su candidato, Cuitláhuac García Jiménez, a quien se lo ha podido atacar con la versión de que vive con sus padres, pero hasta el momento no ha logrado encontrar “algo verdaderamente corrupto” –como el mundo de hechos que lo señalan a él y a su hijo- para bajarle al menos un punto en la preferencia social. Una versión honestamente que no creo sea parte de la realidad, pues Yunes Linares mantiene la esperanza de imponer a su hijo y por ello, tiene a todos los titulares de las dependencias concentrados en la operación electoral. Por ello, estos son como unos fantasmas en sus oficinas, pues todo mundo sabe que existen, pero nadie los ve.

Se prevé que Yunes Linares ejecutará todo su “poder” para cometer un mega fraude,  histórico y representativo. Un fraude que nadie antes haya ejecutado en el estado de Veracruz. Una estafa que quede en la memoria de los veracruzanos. Un timo mayúsculo que hará ganar a su hijo como a sus diputados locales que se están reeligiendo, los diputados federales y candidatos a senador. Fidel y Javier están resultando unos ángeles en comparación del actual gobernador que pretende dominar el estado de manera vitalicia a través de una monarquía.

¿Será que los veracruzanos lo permitan?

Comentarios
Cargando...