Noticias y Líderes de Opinión

Fuera de Foco: Un caño a cielo abierto para la Campestre y Las Amapolas

En el municipio de Veracruz se están realizando tres “importantes” obras, argumentó el director de Gobernación del ayuntamiento de Veracruz, Gianfranco Melchor Robinson, con presupuesto del gobierno del estado de Veracruz a cargo de Miguel Ángel Yunes Linares. Mencionó que éstas son: la obra del bulevar Ávila Camacho, la que están realizando en la colonia Intercolonias –que también está mal planeada y a paso de tortuga- y la que está desarrollando en la carretera Veracruz-Xalapa, a la altura del Nuevo Veracruz. Todo esto, lo expresó en la reunión “banquetera”, que este funcionario hizo con los vecinos de las colonias de la Campestre y Las Amapolas, quienes hartos de la perjudicial decisión de la constructora –que por cierto ayer se supo era propiedad del hermano de Rafael Acosta Croda, el señor, Mariano Acosta López- de desviar el tránsito vehicular que transitaba por la carretera hacia al calles de mencionadas colonias, originando la devastación total de las arterias.

Indignados, los ciudadanos declararon que la mala planeación de la constructora del hermano de Rafael Acosta Croda, quién no “pensó” en las vías alternas y las preparó para sostener ésta “magna” obra electorera que se encuentra realizando el señor gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, expresaron que todo esto, sólo les ha traído pérdida de los esfuerzos vecinales por mantener medianamente transitables las calles, las cuales a causa de esta obra, están tristemente desechas y además, les han originado daños a sus vehículos y un incremento considerable de combustible por la lentitud vehicular a la que tienen que someterse diariamente a causa de la reducción de las vialidades y por las intransitables calles.

“Quién me va a pagar la suspensión de mi auto (…) Ahora mi gasolina si antes me duraba quince días, hoy me dura sólo una semana porque venimos a vuelta de rueda, todo por la pinche mala estrategia del gobernador y la constructora del hermano de Rafael Acosta Croda, que no planeó la obra” argumentó una molesta vecina de Las Amapolas.

En el lugar se pudo apreciar un tránsito pesado, sin control, que utilizan diferentes calles en el interior de las colonias y que han propiciado una destrucción absoluta de éstas. Un desagradable panorama, que al parecer –a decir del director de Gobernación- supuestamente, empezará a atenderse por parte del municipio del “Benjamín” de Yunes Linares, quien aparentemente se ostenta como alcalde del puerto de Veracruz. Un municipio que pareciera sin gobierno, pues está técnicamente a la deriva.

Da la sensación de que el dinero del erario público para la atención de obras y equipamiento de los servicios básicos en el municipio, se está utilizando para la campaña de su hermano mayor y por ello, la ciudad luce a oscuras, con calles peor de cómo las tenía Ramón Poo Gil, a quien Yunes Márquez encubrió y no enjuició por todo el dinero que evidentemente desvío a sus cuentas personales.

Dinero hay, para salir avante, aparte del gran presupuesto con el qué cuenta el municipio de Veracruz. Sólo le falta voluntad a este “muchachito” para hacerlo. Un ejemplo sería todo el dinero que sale del “negociazo” que están haciendo tanto el ayuntamiento como la empresa Zeus, con la privatización de las calles a través de los parquímetros. ¿Qué está haciendo Yunes Márquez con ese dinero? Es un 30 por ciento de ganancias diarias que dicha negociación le entrega al municipio. Un porcentaje elevado recibe diario el municipio por obligar al automovilista de hacer uso de la calle, pese a que ésta es de todos. Pese a violar la Constitución Política Mexicana.

En entrevista con el funcionario y en su desesperación por retirarse del lugar, indicó que supuestamente el gobierno del estado invertirá alrededor de 50 millones de pesos para la rehabilitación de las calles sólo de la colonia Las Amapolas. Comentario que encendió los focos rojos e indignación a los vecinos de la colonia Campestre que lleva más años esperando a que el municipio de Veracruz, le dignifique sus calles. Ni porque Pascual Lagunes Ochoa, amigo y protegido del gobernador, tiene sus caballerizas en el lugar, se ha logrado avanzar en ese tenor. Alguien de los residentes de ésta última colonia, dijo que el municipio de Veracruz no es atendido por el municipio, porque no es fábrica de votos para las contiendas electorales. Nótese en lo que se fija el ayuntamiento veracruzano  que sin vergüenza alguna, actúa en detrimento de los pobladores de la Campestre.

Un aspecto que me llamó mucho la atención y que en la desesperación de los vecinos de Las Amapolas por encontrar “soluciones”, aceptaron sin considerar las consecuencias, la propuesta poco cívica de parte del director de Gobernación, Gianfranco Melchor Robinson, quién les dijo que para “solucionar el problema de aguas negras” persistente en ambas colonias, él les sugería instalar un vado a todo lo largo de cada una de las calles que integran dicha colonia para dar solución a la no existencia del drenaje –que el municipio no les ha instalado pero que si les cobra a través del predial-. Indicó que sólo les pedía que “convencieran” a los vecinos que no aceptaran, pues él no podía a obligar a nadie.

Los lugareños de Las Amapolas, sin considerar por un instante el detrimento que ésta mala propuesta les originaría, dijeron que ellos si los obligarían y que tendrían que aceptar. Quiénes indignados cuestionaron, fueron los habitantes de la colonia Campestre, quienes se ofendieron por la insalubre decisión y consideraron que dicha “solución” traería infecciones y una contaminación ambiental sin precedentes.

Lo que pretende este funcionario es mandar a hacer vados a los costados de las banquetas para que las aguas negras corran por ellas y así “solucionar” el problema de la inexistencia de drenaje. Resulta indignante la propuesta y no sólo eso, sino que imaginen la “asquerosa” acción y lo que tendrían que soportar los habitantes de ambas colonias por permitir que se haga una caño a cielo abierto, en donde se desprenderán olores fétidos y además, propiciando a una pandemia de enfermedades, derivadas de la contaminación en el aire. Es verdaderamente imperdonable. Cuando por derecho social, el ayuntamiento –al ser colonias municipalizadas y que pagan su predial año con año- es instalar todos y cada uno de los servicios básicos sin limitación alguna. Cuando puede también obligar al Grupo MAS que lo instale, pues es también su obligación invertir en dicha infraestructura, luego de que se los cobra a los habitantes de ambas colonias en la tarifa de su servicio.

Una decisión mediocre y una falta de respeto de por parte de este funcionario que cuida como propio el presupuesto del municipio y de Grupo MAS, como si saliera de su bolsa. Cuando cómo responsable de un área y garante del cuidado de la integridad social, pretende pisotear los derechos fundamentales de un ciudadano. Un servidor público que pretende burlarse de la gente, al proponer algo tan insalubre como un caño a cielo abierto. Nos gustaría saber si él aceptaría que en su calle “lujosa” le fueran a tirar los vecinos de Las Amapolas y Campestre, el agua maloliente proveniente de sus “vados”; que se los arrojaran frente a su casa y viviera en carne propia el desagradable foco de infección que pretende someter a los habitantes de éstas dos colonias.

Supuestamente el día de hoy a las cinco de la tarde, el director de Gobernación del ayuntamiento de Veracruz, iniciará aplanar una sola calle para rehabilitarla y así lograr con ello, que la carga vehicular originada por la insostenible obra del señor gobernador, no les perjudique al grado de lo que ya les está afectando. Veremos si cumple.

Miguel Ángel Yunes Linares pretende con éstas tres obras y también con la que le está realizando a Humberto Alonso Morelli, alcalde de Boca del Río –quien tampoco ha hecho nada en su municipio- en la avenida Urano, podrá contar con la aceptación social y llevarle a su “cachorro” carretillas de votos. Pues no, su desesperada y negada acción, al darle las obras a gente que no le importa la planeación de una obra, sólo le está generando un repudio social, perjudicial para su hijo que pretende ser gobernador del estado y así ver lograda su añorada “monarquía” a la que pretende someter al estado de Veracruz.

P.D. Fernando Yunes Márquez, alcalde de Veracruz, dice que en el municipio de Veracruz existe una reducción de la incidencia delictiva. Dio datos duros. Curioso, pero la percepción social es otra señor presidente municipal. La gente diariamente es víctimas de robos con violencia tanto en la vía pública como a residencias, hay mujeres violadas, hay miedo. Tal vez su percepción se la da el andar lleno de “guaruras” y eso lo hace sentirse seguro.

Comentarios
Cargando...