Noticias y Líderes de Opinión

FUERA DE FOCO

Revista Proceso acusa a Duarte de incapacidad

El semanario Proceso, remueve el lastimoso asesinato de su corresponsal Regina Martínez, asesinada y torturada en su domicilio ubicado en la ciudad de Xalapa el pasado 28 de abril. Seis meses de su doloso homicidio, hasta ahora el gobierno del estado no ha logrado concretar ni una sola pista sobre las supuestas líneas de investigación que realiza la Procuraduría General de Justicia de Veracruz (PGJ) a cargo de Amadeo Flores Espinoza para su esclarecimiento.

El medio informativo nacional acusa directamente a Javier Duarte de Ochoa de intentar interferir en la investigación que realiza el gobierno federal en el tema Regina Martínez, pues indican que han hecho hasta lo imposible por transferir el caso a la Fiscalía para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE).

Es preocupante observar como el gremio periodístico en el estado de Veracruz, se encuentra agazapado en muchos de los casos, y el resto de este grupo, por las dádivas que recibe mes con mes por parte de las autoridades estatales. En la recolección de opiniones entre la comunidad reporteril, la gran mayoría argumentan que los sucesos le causan mucho terror y por ello, prefieren no poner en riesgo sus vidas al opinar en contra del gobierno estatal.

El gobierno de Javier Duarte de Ochoa lo sabe, y por ello, siembra entre el gremio periodístico un ambiente de indefensión, mensaje que todos quienes realizan esta loable tarea -pero en estos tiempos se ha convertido en un ejercicio difícil de llevar a cabo- saben muy bien que sale de la dirección de Comunicación Social, área a cargo de su peculiar vocera, María Gina Domínguez Colío.

El acoso periodístico en Veracruz es tomado por muchos integrantes del gremio como el “pan nuestro de cada día”; y curiosamente, la gran mayoría en diferentes momentos han sido víctimas de las más lamentables violaciones laborales, a causa de la solicitud de quien se siente dueña del estado, la cual exige su cese sin conmiseraciones y lamentablemente, por la falta de unión entre los mismos periodistas, provoca que las instituciones mancillen a su antojo la libertad de expresión.

No podemos olvidar aquellos que sin escrúpulos le sirven a la clase política, y son estos, que pueden vender hasta a su propia madre cuando está en juego los intereses económicos, bastantes sustentables que reciben a manos llenas. Dicha situación los mantienen dóciles y alineados, aunque este en juego la integridad de sus colegas. Son este grupo, quienes sirven de “orejas” y se venden al mejor postor, sin importar el partido político, su principal preocupación, es recibir oportunamente las dádivas por parte de los funcionarios públicos.

El mundo irreal duartista

En una declaración realizada por el gobernador del estado de Veracruz, Javier
Duarte de Ochoa, ante importantes personalidades congregadas en la celebración del Día del Médico, realizado el pasado viernes en el municipio de Veracruz, dijo estar satisfecho por la culminación exitosa de sus dos años de gestión, pues aseguró haber superado las promesas que realizó en su campaña política.

Lo más curioso del asunto, es que los veracruzanos opinan exactamente lo contrario al referirse al papel que ha desempeñado a lo largo de su gestión. Indican muchos sectores que JDO no ha logrado consolidar absolutamente nada; es decir, en Veracruz no se han visto obras de infraestructura, ni apoyos al sector agrícola, pesquero, rural y forestal. Lo único que han notado es un importante dispendio de los recursos públicos, favoreciéndolo a él y su estrecho equipo de colaboradores.

Muchos habitantes veracruzanos, argumentan que el estado se encuentran total desprotección gubernamental y que lo poco que se ha “intentado” construir, se lleva a cabo con un tortuguismo tan lacerante para quienes viven a sus alrededores, pero sobre todo, con materiales que sin ser expertos en calidad y control, se aprecian que son bastante económicos, y que a la vuelta de un año, estará igual o en peores condiciones.

Como ejemplos hay muchos, y por citar algunos, podemos recordarle a este gobierno “próspero” que existen problemas que hasta el día de hoy el gobernador no ha querido solucionar, y mucho menos se le nota el deseo de hacerlo. Con la total incapacidad de enfrentar los problemas que aquejan a nuestro estado, Javier Duarte de Ochoa no los atiende, tal vez porque considera que la población no merece que él se traslade para constatar y recibir las quejas directamente, o por que de plano no sabe cómo hablar con quienes lo eligieron para gobernar este importante estado.

El caso de los habitantes de Chiltoyac, Jiloutepec y Vista Hermosa quienes el pasado 22 de octubre del 2012, realizaron un bloqueo en el libramiento de Xalapa, esto a la altura de Martinica en Banderilla, Veracruz, para exigir se solucione las diversas afectaciones que sufrieron en sus comunidades por la construcción del libramiento, pues argumentan, que para llevarla a cabo les cortaron el suministro de agua y es hasta el día de hoy que no se la han vuelto a instalar, afectando a miles de familias. Exigen la presencia del gobernador pero jamás al ejecutivo le ha interesado atender.

Un ejemplo de malas construcciones -dirá Javier Duarte, que no corresponde a su administración, pero le recordamos que fue realizado en el período de Fidel Herrera Beltrán, cuando fungió como secretario de Finanzas y Planeación y era quien palomeaba a las empresas constructoras que se harían cargo de cual o tal obra en el estado- está el puente Pipila Bicentenario en donde se invirtió 22.8 millones de pesos provenientes de la bursatilización del 20 por ciento de la tenencia vehicular, que le correspondía a los municipios.

El lunes 22, un tráiler con remolque originó un estrepitoso accidente luego que su estructura, saliera volando por los aires cayendo al vacío y alcanzando por la parte trasera a un camión de pasajeros resultando una persona lesionada. Muchos testigos oculares y de acuerdo a la versión del mismo operador de la unidad, argumentó que perdió el control luego de haber caído a un bache que se encontraba en dicho camino.

Dos días después, la alcaldesa de Xalapa, Elizabeth Morales García, preocupada por la imagen de su “patrón” certificó ante el Notario Público 27 propiedad de Eugenio Adalberto Vásquez Muñoz con oficinas en la Torre Ánimas, que el puente no contaba con bache alguno y por ende, las causas de dicho percance -declaró la edil- no fue a debido a alguna imperfección en la vialidad, como se argumentó.

Lo curioso es que realicé un recorrido el día de ayer por dicho puente, me pude percatar, sobre las composturas que le realizaron casi de manera inmediata y en donde existían vestigios de parches recientes en dicho lugar por parte de la autoridad responsable. Lo que también es notorio que el material que se utilizó para la construcción del puente Bicentenario, deja mucho que desear pues la cinta asfáltica muestra daños importantes e inconsistencias, lo cual es inconcebible, puesto que tiene muy poco de haber sido inaugurada por el flamante ex gobernador, Fidel Herrera Beltrán, y con lo que le costó al pueblo veracruzano su construcción, es asombroso que se esté cayendo a pedazos.

Pese al accidente, las autoridades municipales le continúan permitiendo a los tráilers que transiten por el puente bicentenario. En el momento del recorrido, un camión de carga de grandes dimensiones cruzaba sin mayor problema, sin que responsables de las vialidades del municipio de Xalapa, limiten y obliguen a los choferes de este tipo de unidades a que transiten por él. Como siempre, esperan que sucedan tragedias como la que se originó en el puente de Murillo Vidal, para tomar acciones y regular las unidades que utilicen los puentes mal construidos por parte de la fidelidad.

Existen poblaciones en la entidad veracruzana que tienen años padeciendo de vialidades. Gobernantes van y vienen, y estos jamás han sido considerados en la agenda gubernamental a través del plan de obras que proyectan en cada sexenio. Lo curioso que los gobernadores del estado, cada vez se preocupan menos por dejar una buena impresión entre la población; su principal inquietud, es ver la forma de como quedarse con el erario público a tal grado que existan padecimientos como el que en este momento está viviendo Veracruz.

Una muestra viviente es el camino a Paso Mariano al municipio de Puente Nacional, el cual es de terracería y en algunas partes de dicho acceso, existen cráteres tan relevantes que hacen imposible su acceso. Podríamos considerar que para los habitantes de la zona es un paso obligado, pero pese a ello, nadie hasta ahora les ha tenido un poco de consideración y proyectan recursos para la dignificación de tan importantes accesos.

No dudo en lo absoluto, que en las campañas políticas todos los candidatos de los diferentes partidos políticos, hayan jurado y prometido, que harán hasta una carretera de ocho carriles con tal de que los beneficien con el voto. Pero bien dicta el dicho popular: “No tiene la culpa el indio, sino quién lo hace compadre”; y mientras la clase media baja y de bajos recursos le continúan haciendo el “caldo espeso” a los priístas, estos continuarán enriqueciéndose a nuestras costillas.

Por ello, podemos considerar que el mundo rosa de Javier Duarte de Ochoa, está sólo en su imaginación; porque la realidad es otra, y máxime esa situación le golpea a la cara a todos aquellos veracruzanos, quienes padecen las incapacidades del gobierno duartista.

No se vale ser romántico, cuando la realidad es otra. Es necesario que el ejecutivo estatal ponga los pies sobre la tierra y en verdad analice, y sobre todo, se dé cuenta que en dos años de mandato, no ha hecho absolutamente nada.

Quejas y comentarios:

fueradefoco@agninfover.com
fueradefoco67@agninfover.com

Twitter:
@Priskis67
@AGNVeracruz

Visita www.agninfover.com

Comentarios
Cargando...