Noticias y Líderes de Opinión

ABRE LOS OJOS MÉXICO

Proyecto ciudadano de transformación y reivindicación política

Si existe un tema de debate continuo, y de especial preocupación en el seno de toda familia mexicana, residente dentro o fuera del país, ese es, el constante desprestigio político y pérdida de confianza que los ciudadanos sienten para con nuestro sistema de gobierno, sus instituciones públicas y, los partidos políticos. En especial, quienes integran el poder legislativo, recinto parlamentario donde la diatriba diaria, los mezquinos intereses y el encono personal de Diputados y Senadores, han transformado, y no para bien, un escenario de representación política que da vergüenza y nos ofende a todos.
Esta inmerecida representación política de nuestro pueblo, constantemente manifestada a través del elevado abstencionismo ciudadano en las urnas electorales, ha perdido para desgracia nuestra, la autentica proyección de representación social, que por obligación contraen los partidos políticos a la hora de solicitar el voto. Hoy, el trabajo legislativo y de gobierno de nuestros representantes, responde más a intereses ajenos o partidistas, que a la atención de los verdaderos problemas económicos y sociales que enfrentamos. En nuestra opinión, este tipo de injusta representación política que vivimos, deshonra las millonarias partidas presupuestales que la federación asigna para el mantenimiento de los partidos políticos.

El trasiego político y repetitivo en los puestos de gobierno, curules y comisiones del Congreso de la Unión, de tantos Diputados y Senadores, por muchos años acostumbrados a vivir impunemente del presupuesto nacional, no solo sigue atropellando el derecho de los mexicanos de ser dignamente representados, sino además, constituye en la malsana práctica de los partidos políticos, una descarada burla a la sociedad.

Esta deshonrosa representación política de nuestro pueblo, nunca antes tan dividida y sin acuerdos, reflejada en el incumplimiento que tenemos en materia de desarrollo económico y social, obliga a cuestionarnos todos: ¿Cómo es posible que en México sigamos permitido que un pequeño grupo de partidos en el poder, tomen de rehén el destino del país, y manden al soberano diablo, la voluntad y esperanza de desarrollo de 113 millones de mexicanos.

Que no te engañen o sorprendan rostros de partidos políticos con apariencia de frescura y promesas de renovación; detrás de ellos, se sigue escondiendo el perverso influjo que propicia la ambición del poder y la búsqueda del dinero público.

MANUEL VAZQUEZ ROJAS

http://www.abrelosojosmexico.org/

Comentarios
Cargando...