Noticias y Líderes de Opinión

SECRETO A VOCES

EL GATO Y EL RATÓN

Es admirable la destreza y paciencia que tienen, cuando se lo proponen, los gatos que deciden jugar con un ratón.

Es un entretenimiento felino que normalmente no tiene un buen final para el roedor, que mensamente piensa que puede escapar o en su defecto engañar al gato y lograr su cometido, que en resumidas cuentas es no ser desayunado por su captor.

El gato, como un jefe con sentido del humor, deja al ratoncito hacer de las suyas, pero nunca lo deja alejarse, lo rodea, le cierra salidas, le pone la mano encima, lo medio ahoga y después lo suelta, incluso lo amaga metiéndolo en sus fauces y después lo escupe, siempre sabiendo que su vida, el destino del roedor, está en sus manos o sus garras para ser exacto.

Casi siempre el ejercicio es intuitivo, aunque hay gatos que no nacen con esa habilidad pero que aprenden pronto el juego y parecería que son estos últimos los que gozan a cabalidad el jueguito, sobre todo cuando han tenido que sufrir las burlas y menosprecio de los ratones, bichos muy hábiles que al calar la inutilidad del gato, le hacen ver my mal, como que a ojos del patrón no están cumpliendo con su chamba, de manera que cuando el misho aprende, la saña para con el ratón burlón es mucho mayor. El tormento es enorme.

Ahora, en una de las fábulas de Esopo se habla de dos tipos de ratones, el de ciudad y el de campo, en ella el ratón de la ciudad invita un día al del campo a acompañarlo a la casa donde vive para impresionarlo. Allí lo introduce en la despensa llena de las mejores viandas, queso, miel, pan, pero apenas han empezado a degustarlas cuando un gato irrumpe en la habitación poniendo en fuga a ambos ratones. Asustado por la experiencia el ratón campirano decide volver a su madriguera renunciando a las riquezas con riesgo que le ofrecen y expresando así la moraleja de la historia: “más vale una vida modesta en paz y sosiego que todo el lujo del mundo con peligros y preocupaciones”.

Es inteligente el ratón de campo, prefiere lo seguro a un espejismo y para mí que hace bien.

Comentarios
Cargando...