Noticias y Líderes de Opinión

Columna Fuera de Foco

Por Silvia Núñez Hernández

12 de septiembre del 2011.

Cabecera Adsense

Veracruz, Ver.

 

“Caravana con sombrero ajeno”

 

Banner FP Movil

 

Nadie escapa a tener una mala experiencia derivado de la inseguridad en la conurbación Veracruz-Boca del Río –situación que antes el “difunto” (por haber sido corrido de la SSP por Duarte) Sergio López Esquer mantenía como “hechos aislados”-; actualmente ningún veracruzano ha escapado a una mala experiencia de “tercer mundo” provocada por las balaceras que se protagonizan a cualquier hora del día.

 

Un caso similar vivieron clientes de un centro comercial ubicado en el municipio de Boca del Río; quien podría imaginar siquiera que luego de un enfrentamiento entre los grupos castrenses y un comando armado, un individuo herido decidiera ingresar al establecimiento para intentar escapar de las fuerzas militares. Situación que propició psicosis entre los compradores quienes salieron despavoridos del lugar para intentar protegerse en la recepción del cine ubicado al interior del mismo.

 

No podrán negar que la psicosis no la origina un mensaje de Twitter o del Facebook, sino una situación real. Es normal que las personas muestren horror al ver las fuerzas castrenses armados hasta “las muelas”

  e ingresar a un lugar público, donde se supone debe de reinar la tranquilidad.

 

Indudablemente, no se puede tener la certeza de encontrar seguridad en cualquier punto de nuestra entidad veracruzana. Lo mismo consideraron los comensales, quienes presenciaron el artero crimen al elemento de la Agencia Veracruzana de Investigación (AVI) perteneciente a la Subprocuraduría regional Veracruz, José Othón Guerra Sandejas y su hermano Francisco, quienes estaban descendiendo de su camioneta en el establecimiento dispuestos a ingresar al restaurant de mariscos, ubicado en Mocambo, cuando de manera sorpresiva fueron arribaron al lugar un comando armado y estos los acribillaron sin importar que en el lugar habían familias.

 

Muchos medios informativos nacionales y locales han evidenciado la activa participación de las fuerzas policiacas con el crimen organizado. En Veracruz es un secreto a gritos la forma como algunos policías han perpetrado crímenes arteros en contra de la propia ciudadanía. Hasta el propio Secretario de Marina, Francisco Saynéz Mendoza, en una rueda de prensa realizada posterior a la celebración en el pasado 21 de abril en la Heroica Escuela Naval Militar, externó que tanto en Veracruz como en todo el país, los elementos de Seguridad Pública, se encuentran brindando apoyo tanto a los grupos delincuenciales como al narcotráfico.

 

El certero golpe que la Armada de México le propinó al crimen organizado asentado en el estado de Veracruz el pasado 8 de septiembre, ha marcado precedente en el resquebrajamiento de estos grupos delincuenciales al decomisarle sus redes de comunicación y todo un equipamiento de transmisión, en donde hasta antenas fueron derribadas.

 

El gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa, mostrando una prontitud ajena a mantener, tuvo a bien emitir un mensaje televisivo e intentar hacer “caravana con sobrero ajeno” y decir que las fuerzas de la Seguridad Pública coadyuvaron en dichos acontecimientos; cuando la hazaña fue ejecutada plena y totalmente por los elementos de la Secretaría de Marina.

 

Estos hechos ponen en manifiesto que realmente la instancias federales están ganando en el combate los grupos delictivos, asentados en el estado de Veracruz derivado de la anuencia que les brindó el ex gobernador, Fidel Herrera Beltrán. Actualmente el estado se encuentra siendo presa de la ola de enfrentamientos entre sicarios, quienes se discuten la plaza y por el otro lado, elementos de la Secretaría de Marina y Ejército Mexicano.

 

Es cuestionable, pero haciendo uso de la memoria, cuando el gobierno federal comenzó instaurar entre los estado el programa de Veracruz

  Seguro; en varias ocasiones militares periódicamente protagonizan grescas en contra de los policías, quienes haciéndose los víctimas, externaban a los medios de comunicación que los militares los estaban amedrentando haciendo uso de prepotencia. Ahora, solo podríamos justificar que dichos enfrentamientos se derivaban de que estos elementos de SSP eran agarrados con las manos en la masa al prestar apoyo a los grupos delincuenciales.

 

Quejas y comentarios:

 

fueradefoco@agninfover.comfueradefoco67@gmail.com

Comentarios
Cargando...